G E N È V E  –  S W I T Z E R LA N D

 

Antes de acabar el curso que estaba estudiando, decidí que al acabar, me iría de viaje porque era lo que más me apetecía en el mundo, escapar y descubrir. 

Decidí hacerlo en compañía de mi querido novio, el cual no supo absolutamente nada del destino hasta llegar al aeropuerto donde le dije que en nuestro fin de semana, beberíamos vino, comeríamos chocolate y estaríamos muy cerquita del Montblanc. 

 

Fue un fin de semana intenso pero inolvidable. 

 


Genève dans mon cœur.